UN CAMPO DE ACCIÓN MINADO EN EL DEPORTE

UN CAMPO DE ACCIÓN MINADO EN EL DEPORTE

 Antonio Ávila

El ejercitarse es sano, pero en ocasiones se dan lesiones que pueden arruinar una carrera personal o dejar fuera de acción a personas que hacen deporte para estar bien físicamente.

Entre las amenazas se cuenta la fractura de la base del quinto metatarsiano, una lesión que generalmente responde bien al tratamiento conservador, aunque con un  porcentaje de complicaciones: retardos de consolidación y pseudoartrosis. Además requiere un período demasiado largo para su consolidación.



Generalmente este problema es producido por un mal apoyo del pie, así como una mala distribución del peso corporal y ataca frecuentemente a deportistas de alto nivel.

Es una lesión que se repite en muchas actividades y, aunque no se cuentan con estadísticas detalladas de la incidencia por actividad, parece claro que el fútbol se lleva el primer lugar en cuanto a número. Un repaso por las noticias deportivas del último año, que se rompen este hueso marchadores, jugadores de baloncesto, saltadores y sobre todo futbolistas.

Mecanismo de peligro

La fractura puede deberse a un único episodio, sin antecedentes, lo suficientemente intenso como para romper el hueso, pero es más frecuente que el paciente describa molestias que indicaban una fisura previa. Está muy relacionado con el apoyo plantar alterado por la forma del calzado deportivo, por los clavos y tacos irregularmente repartidos en la suela.

En la bota de fútbol con tacos de aluminio, por ejemplo, existe un tramo descubierto entre los delanteros y los del tacón que deja desprotegida la bóveda plantar y favorece el traumatismo indirecto precisamente en la base del quinto metatarsiano.

Las botas modernas reparten mejor las cargas utilizando un diseño de tacos alargados que cubren la superficie plantar. Persiguen una mayor adherencia al terreno pero tienen el inconveniente de favorecer la torsión de la rodilla cuando gira con el taco clavado al suelo, pero eso es otro asunto que deberá discutirse en el mecanismo de producción de las lesiones ligamentosas.

Los futbolistas deben elegir bien sus zapatos de juegos y pensar en  unos que eviten lesiones. Para eso hay que consultar a expertos.VIS