PERFUME CREADO COMO UNA JOYA INFINITA

PERFUME CREADO COMO UNA JOYA INFINITA

Silvia Ojanguren

La creación artística tiene innumerables caminos y uno de ellos llevó al diseñador francés René Jules Lalique a experimentar todo lo posible, recuerda que él un artista, joyero, vidriero… hombre entregado a su trabajo en cuerpo y alma.

Su espíritu aventurero y creativo le dio la inspiración para abrir su primera tienda de joyería en 1890 y eligió materiales naturales como vidrio, perlas, marfil, queratina y piedras preciosas para materializar sus ideas.



Tuvo éxito en la creación de elementos para interiores, fabricaba relojes, lámparas, fuentes, puertas y frascos de perfumes para diferentes empresas. Entonces se le ocurrió formular sus propios perfumes y colaboró con maestros perfumistas: Jean-Claude Ellena, Bertrand Duchaufour o Nathalie Lorson entre otros.

Ya era famoso por sus diseños de frascos y se mantuvo en ese escenario con los perfumes que nombró Lalique y que han alcanzado una gran popularidad:

Rêve d’Infini se inspira en las creaciones de René Lalique y en una modernidad que ha sabido mantener las técnicas del artesanado.

Este perfume está marcado por el infinito, símbolo en forma de ocho, se esbozaba en las volutas de las joyas Art Noveau.
La nueva fragancia Reve d´Infini de Lalique es chispeante, sensual y llena de color; celebra la eternidad femenina a través de un ramo de flores recién cortadas.

El perfumista Richard Ibanez ha seleccionado ingredientes naturales refinados de gran delicadeza. Pura y tililante, la bergamota ilumina la acidulada carne de un lichi con toques de rosa. La Fresia, que atenúa en su fragancia el néctar de frutas y el embriagador perfume de jazmín, es la que le otorga a Reve d´Infini su corazón floral. Un corazón en el que se expande el símbolo mismo de la femenidad: la elegancia del absoluto de rosa, satinada por la frescura de melocotón, que sirve de apoyo al vigor del cedro. Un sedoso fondo de vainilla, musgo y sándalo prolonga sobre la piel esta sutil armonía de acordes que evoca el eterno ciclo de la vida, de la flor al árbol, pasando por el fruto.

El frasco (y al mismo tiempo joya) de Reve D´Infini, de inspiración Art Deco, presenta un diseño de líneas depuradas y de una modernidad elegante. Himno a la belleza femenina, de curvas suaves decoradas con un degradado de vidrio satinado que evoca tanto el propio cristal como la delicadeza aterciopelada de la piel.