NUEVA FORMA DE DETECCIÓN DE CÁNCER DE MAMA

prueba cancerApuntes de Vida… Idea Segura

El cáncer de mama es un cáncer propio de las mujeres y la Mayo Clinic Health Letter difunde un “informe especial” que cubre los últimos avances en cuanto a prevención, detección y tratamiento. Dice que las tasas de supervivencia de este mal son de las más altas para todos los tipos de cáncer; además, que disminuye la cantidad de muertes a consecuencia de éste.

Cerca de 89% de mujeres diagnosticadas con cáncer de mama sobrevive al menos cinco años después del tratamiento. Pero, en 2008, en Estados Unidos 40 mil personas fallecieron.



Estos son algunos avances que marcan una diferencia en el resultado del cáncer de mama, según Mayo Clinic Health Letter:

Prevención: Llevar un estilo de vida sano disminuye el riesgo de cáncer de mama. Los estudios han demostrado que las mujeres que hacen aproximadamente 30 minutos de ejercicio tres a cuatro veces por semana disminuyen su riesgo en alrededor de 26%. La conclusión de un estudio publicado en la revista de la Asociación Médica Americana fue que las mujeres que perdieron peso después de la menopausia, redujeron su riesgo de desarrollar cáncer de mama en 45%.

Detección: La mamografía todavía es el estándar de atención médica y se mantiene como el único examen de detección que ha demostrado disminuir la posibilidad de fallecer por cáncer de mama. Varias organizaciones recomendaron que las mujeres con alto riesgo de desarrollar cáncer de mama someterse anualmente a una resonancia magnética (IRM).

Tratamiento: Examinar la composición genética de un tumor sirve para determinar qué mujeres corren más riesgo de recurrencia y para quiénes sería más provechosa la quimioterapia. Por otro lado, sirve para que las mujeres con menos riesgo puedan evitar tratamientos innecesarios.

Tratamiento después del cáncer: Algunas pacientes con ciertos tipos de tumor mamario toman tamoxifeno (un bloqueador del estrógeno) después del tratamiento. Eso disminuye el riesgo de recurrencia en alrededor de 50%. No obstante, dicha terapia no funciona bien en 8 a 10% de mujeres, como por ejemplo en aquellas con una variante inactiva de la enzima CYP2D6. Ahora, los marcadores genéticos de la sangre pueden determinar cuáles mujeres tienen más probabilidades, o ninguna, de beneficiarse del tamoxifeno. Para las mujeres que tienen la variante de la enzima CYP2D6, existen otras alternativas de tratamiento disponibles. VIS