LOS QUESOS ORIGINALES SABROSOS Y SANOS

LOS QUESOS ORIGINALES SABROSOS Y SANOS

Luis Cuenca

El saber lo que se consume es un asunto de cuidado, tiene que ver desde con el gusta hasta con la salud, por ejemplo, es el caso del queso, que en ocasiones se vende con información distinta a la de su real contenido.

Descubrir de qué se hacen los quesos en una labor de científicos y alumnas de la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán de la UNAM trabajan métodos que permiten detectar la adulteración de productos lácteos, como componentes alimenticios que no deberían estar presentes en la fórmula ofrecida.



Karla García Banda y Magaly Flores Negrete forman parte del trabajo que realizan para titularse en Ingeniería de Alimentos. Su quehacer permite identificar alteraciones en quesos protegidos con designación de origen, es decir, productos de alto valor económico.

En este caso, la adulteración tiene que ver con sustituir una porción de la leche de cabra u oveja, según el caso, por otra de menor valor en el mercado, como puede ser la de vaca, explicó García Banda.

Aclara que las modificaciones no necesariamente representa un daño a la salud, salvo casos conocidos de alergias específicas. Pero, constituyen un engaño al consumidor y un detrimento económico, porque lo que en realidad se vende no está reportado en la etiqueta, afirmó.

Las adulteraciones incumplen con normas gubernamentales e implican serias consecuencias en algunos países, por sus prácticas religiosas.
La técnica utilizada para este proceso es la denominada PCR (Polymerase chain reaction), que también se emplea en distintos ámbitos de diagnóstico como medicinas forense y general. “Fue una de las técnicas empleadas para detectar virus en la epidemia de influenza A-H1N1”, señaló. VIS