LAS SUPER FRUTAS BUENAS O AMENAZANTES

LAS SUPER FRUTAS BUENAS O AMENAZANTES

Marisela Torres

El término “superfrutas” no tiene que ver con la ciencia, sino con la mercadotecnia, que hace unos cinco o seis años lo incluye en muchas promociones, pero no hay textos de nutrición o química de alimentos que lo mencionen.

Es una manera de promover productos o sus derivados, como los jugos.



Ante esta situación, los consumidores deben considerar que su consumo excesivo puede ser contraproducente, advirtió Agustín López Munguía, del Instituto de Biotecnología de la UNAM.

El tomar antioxidantes de frutas y verduras es apropiado para la salud en porciones recomendadas para una dieta balanceada, pero en demasía puede ser perjudicial.

Las células requieren de un balance de oxido-reducción adecuado del que dependen muchas de sus funciones; de otro modo, se podrían afectar funciones regulatorias o neutralizar mecanismos de defensa que dependen de oxidantes naturales, entre otros.

La inclusión de variedades exóticas puede ser una amenaza, por ejemplo “el kiwi, originario del sur de China e introducido a Nueva Zelanda a principios del siglo pasado; ya se comercializa en todo el mundo, y aunque tiene múltiples propiedades benéficas para la salud (nutracéuticas), hoy se conoce que es una de las que genera mayor reacción alergénica en poblaciones que no están acostumbradas a consumirla”.

Es importante mantenerse bien informado sobre aspectos derivados del consumo elevado de antioxidantes, o de las consecuencias que pueden tener nuevos productos en nuestro sistema nutricional, aunque sean “naturales”, de la misma manera que las instancias de salud tienen que regular la seguridad de aditivos que se emplean en la industria alimentaria, recomendó.

Otro aspecto es el contenido de azúcar de algunas como las uvas, ricas en fitoquímicos benéficos para la salud, pero que en abundancia pueden representar una importante cantidad de calorías, contraproducente para personas con sobrepeso o para quienes desean encontrar sustitutos a los refrescos.

El investigador explicó que las frutas y las verduras tienen compuestos nutracéuticos, es decir, sustancias con efectos preventivos o curativos contra toda una gama de enfermedades.
Algunas se agrupan en el término genérico de antioxidantes (cuyo consumo se asocia a niveles bajos de colesterol en la sangre), pero sus propiedades son mucho más amplias, pues actúan como agentes anti inflamatorios o inhibidores del desarrollo de células cancerosas, entre otras funciones; si tienen un alto contenido de estas cualidades, se les califica como “súper”.

Es el caso de las moras (mora azul, arándano, frambuesa, zarzamora), el noni, rambután, açai, mangostan, granada, y kiwi dorado, entre otras. Se ha demostrado que los arándanos, por ejemplo, tienen injerencia en la eliminación de infecciones del tracto urinario, difíciles de combatir.