LAS ROJAS Y PRODIGIOSAS GRANADAS

granadaSofía Romero

Sin lugar a dudas las granadas rojas son muy sabrosas y llamativas, su color y estructura atrapan, pero vale la pena saber que diversos estudios han demostrado lo importante que es para la salud de las personas el comer frutas.

Hay algunos programas gubernamentales que promueven el incremento en el consumo de frutas y vegetales todos los días. De todos los frutos disponibles una va ganando popularidad por su asociación a la mitología y origen exótico es la granada. Hipócrates utilizaba las granadas para curar enfermedades en los ojos y para mejorar la digestión de sus pacientes.



Y la granada es considerada una “fruta milagrosa” por algunos fanáticos, han ganado terreno en la actualidad porque se ha relacionado con ayudar al sistema de defensas del cuerpo para combatir enfermedades como el Alzheimer, artritis y varias enfermedades propias de la edad madura.

Historia de un fruto

A lo largo del tiempo, ha sido considerada símbolo de salud, fertilidad y renacimiento. Algunas culturas creían que poseía poderes curativos profundos y místicos. Otras más la usaban de maneras más prácticas como tinte o decoración.

Las legendarias propiedades medicinales también la han hecho protagonista de incontables mitos, épicas y obras de arte, desde las pinturas de Raphael y Cezanne hasta la literatura de Homero y Shakespeare.

Algunos estudiosos sugieren que fue una granada, y no una manzana, lo que se representó en el bíblico Jardín del Edén. Hay evidencia adicional para apoyar esta teoría en la época antigua y en el medioevo. En la leyenda del unicornio, las semillas de granada que sangra su cuerno simbolizan a Cristo y el granado al que se encuentra amarrado representa la vida eterna.

La granada es una de las frutas cultivadas más antiguas. La evidencia histórica sugiere que el hombre comenzó a plantar árboles de granada entre los años 4000 y 3000 a.C.

A pesar de que las granadas se dieron de manera silvestre antes del surgimiento de la agricultura, fueron una de las primeras cinco cosechas en domesticarse junto con las aceitunas, uvas, higos y dátiles, y siguen dándose de manera silvestre en algunos lugares. Se considera que fueron domesticadas por primera vez en algún lugar al norte de Irán o Turquía. Sin embargo, la primera evidencia arqueológica de granadas domesticadas aparece hasta cerca del año 3000 a.C. en Jericó. Poco después de su aparición en Jericó, también surgieron en Mesopotamia y Egipto. VIS