LAS ARDIENTES OLAS DEL REFLUJO

LAS ARDIENTES OLAS DEL REFLUJO

Roberto Ortiz

Los médicos dicen que su nombre es enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), y cuando ataca sus víctimas sienten que se queman por dentro y no siempre hay forma de frenar el ardor.

La realidad es que se trata de un padecimiento crónico. Varios estudios indican que afecta alrededor del 11.9% de los mexicanos, teniendo un impacto significativo en la productividad laboral y la vida social de las personas.



Una persona con reflujo puede sentir que los alimentos o los ácidos del estómago se regresan al esófago, o presentar un dolor quemante en esta parte del aparato digestivo, lo que comúnmente se denomina como agruras. Normalmente estos síntomas son más intensos al hacer algún esfuerzo, agacharse o acostarse después de comer por un simple fenómeno de gravedad.

Los expertos médicos nos dicen que existen factores que favorecen el reflujo: comer con prisa, en exceso, ingerir alimentos grasosos, con mucho condimento o picante, dejar al estómago sin comida por largos periodos de tiempo, algunos tratamientos farmacológicos, entre otros.

Cuando se vuelve un problema crónico y se presenta dos o más veces por semana, podría comenzar a hablarse de la Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico.

Un revolucionario fármaco, desarrollado por Takeda Pharmaceutical Company Limited, está ahora disponible en México, para el tratamiento de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE).

Se trata del primer inhibidor de la bomba de protones con una tecnología de liberación dual programada, que proporciona dos dosis separadas de medicamento, en diferentes momentos, ayudando a mejorar y mantener el alivio de los síntomas durante el día y la noche.

Francisco Huerta Iga, especialista en gastroenterología y endoscopía del Hospital Ángeles Torreón, señaló que “el paciente puede manifestar una sensación de ardor o quemadura atrás del esternón, y regurgitaciones o regreso del alimento al esófago o a la garganta, así como producción excesiva de saliva, que suelen presentarse después de haber comido, al agacharse, al practicar ejercicio o al estar acostado”.

Dijo que la ERGE dificulta conciliar el sueño o lo interrumpe continuamente. Esta condición es común en ambos sexos y también la presentan algunas mujeres embarazadas por el aumento de la presión en el abdomen y algunos cambios hormonales.