LA ELEGANCIA, UNA PROPUESTA DE ROBERTO VERINO

Apuntes de Vida… Idea Segura

Es tiempo de renovarse, por eso el diseñador Roberto Verino nos propone su colección otoño-invierno 2009-2010, con la cual quiere atrapar mediante la fina elección de materiales y la sutil combinación de los colores de la temporada y accesorios elegidos cuidadosamente.

Las colecciones para hombre y mujer siguen la línea de la casa: funcionalidad y distinción.



Para la mujer, propone la fuerza dramática de las prendas en negro, que se suavizan con el exquisito trabajo del jacquard, los brocados, los encajes y la pedrería que, en perfecto equilibrio, realzan los diseños mediante un detalle chic.Ellas, lucen elegantes al estilo 50: Los clásicos marrones de cada otoño se vuelven rotundos y renovados al mezclarse con tonos como los camel y duraznos.

Es tiempo de vestir sofisticado, de volúmenes; las materias y acabados, nos recuerdan la década de los 50, con guiños inevitables al maestro Balenciaga, con un aire elitista, un lujo refinado y posible, dirigido a una mujer seductora e irresistible. Los complementos: bolsos, cinturones, zapatos y foulards, potencian la colección y apuestan por un look cada vez más complejo y definitivo.

Ellos, impecables: La masculinidad de los grises, en una gama que va de los perlas al grafito, se compensa con la sutilidad que proporcionan los tonos magentas, morados y malvas que alegran el particular estilo del hombre Verino. Las lanas, angoras y cashemires presentan las más típicas estructuras del diseño masculino muy al estilo Verino —rayas diplomáticas, gales, fil a fil— pero se mezclan con rasos y chantillys lo que produce un efecto de elegancia poco común en las tendencias textiles para hombres.

Se recuperan los motivos tradicionales como los insustituibles gales, las espigas, los ojos de perdiz, y se refinan las materias con mezclas de una calidad incuestionable, lana-seda, seda-cashemire, merino-seda, que hacen de quien las usa un claro referente de buen gusto, sobriedad y elegancia. VIS