FABRICAR CEMENTO ES MUY CONTAMINANTE

FABRICAR CEMENTO ES MUY CONTAMINANTE

Antonio Ávila

Asuntos como el cambio climático son causa de preocupación en el mundo, por eso en todos lados se buscan opciones ecológicas en todos los campos, entre ellos el de la construcción, pues el cemento es el segundo producto más empleado después del agua en el mundo.

Ante el crecimiento demográfico, que en gran cantidad de ciudades exige la construcción, desarrollo de infraestructura, edificios y viviendas, es causa de daño al medio ambiente, que es bombardeado con grandes cantidades de dióxido de carbono (CO2), que se producen al elaborar el cemento.



Un grupo de  científicos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) Unidad Saltillo trabaja en el desarrollo de varios tipos de cementos alternativos, como uno a base de geopolímeros (polímeros sintéticos inorgánicos), con mayor resistencia, durabilidad, de bajo impacto ambiental  y económico.

José Iván Escalante García, jefe del proyecto, explica que desde hace 13 años se han dado a la tarea de producir nuevos materiales cementosos que dañen lo menos posible el medio ambiente y así sustituir el cemento tipo Portland que es el más utilizado por la industria de la construcción.

Por cada kilogramo de Portland que se produce, se genera la misma cantidad de CO2, es decir, al año se fabrican 2 mil 500 millones de toneladas a escala mundial, lo que representa más de 8% de las emisiones contaminantes generadas en el mundo.

La fabricación de cemento a base de geopolímeros beneficiaría en gran medida al medio ambiente, ya que se reducen hasta en 80% las emisiones ambientales, además que este tipo de material no emplea carbonato de calcio en su elaboración.

Los cementos alternativos se procesan a una temperatura de 750°C, casi la mitad de lo que requiere el tradicional; adicionalmente se puede incorporar en su elaboración desechos industriales como cenizas de plantas termoeléctricas, escorias metalúrgicas y otras materias primas que no requieren procesamiento térmico alguno.

Para el investigador, el fabricar este tipo de materiales traería tres principales ventajas: las tecnológicas, debido a que los geopolímeros pueden formularse para obtener materiales con mayor resistencia y durabilidad; las económicas, al ser materiales que pueden ser procesados a una menor temperatura comparados con el cemento tradicional, el ahorro en consumo de energía se reduce en 50% aproximadamente. Los científicos pretenden pasar en breve de las pruebas de laboratorio a las de campo, donde esperan obtener mejores resultados que los conseguidos en los experimentos. Asimismo se harán pruebas análogas para otros cementos alternativos. VIS