El color de la cerveza y el gusto personal

Antonio Ávila

Una de características en que hay que pensar antes de beber cualquier cerveza es su color. Al hacerlo se puede tener una previa idea del posible sabor que se puede degustar al momento de que toque las papilas gustativas.

Existe una escala de posibilidades para elegir, pero, ¿realmente sabemos cual podemos beber en cada momento específico del día según su color?:



El color de la cerveza depende principalmente de los tipos de malta que se utilizan durante su elaboración… tipo de cebada que se somete a un proceso de tostado, en el cual los quemará en mayor o menor medida, y su reacción química que será la responsable de dar a la cerveza la tonalidad que va del amarillo al café oscuro, incluso negro.

La cerveza de color ámbar intenso como la Negra Modelo, con sus notas a malta tostada, caramelo, chocolate, ligeramente afrutada con toques de ciruela, plátano macho y manzana, es ideal para disfrutar a medio día, acompañada de algún platillo ligero, que resalté su sabor levemente dulce en balance con un agradable amargor y su fina y compacta espuma aperlada, por ejemplo: un brownie.

La cerveza color “oro líquido” con espuma blanca y consistente, como la Modelo Especial, que tiene un ligero aroma afrutado que, en conjunto con sus notas de malta, los granos, la miel y sus toques de matices herbáceos, tiene un refrescante sabor con notas afrutadas y dulces, siendo ligeramente alcohólica perfecta para acompañar durante la comida cualquier día por la tarde, por ejemplo: tus mariscos favoritos.

Modelo Ámbar resalta por su color cobrizo, gracias a su sabor con notas a caramelo, un toque ligero de malta y levadura con amargor medio con un aroma ligeramente afrutado con aromas de galleta es la ideal para disfrutar por la tarde-noche mientras degustas de un refrigerio ligero, por ejemplo: unos tacos de cochinita pibil.

Cerveza Modelo nació en 1925 y fomentado la cultura gastronómica de los mexicanos.