DE TODO CORAZÓN

DE TODO CORAZÓN

Antonio Avila

Una dieta sana y el ejercicio son la clave para mantener el ritmo sano del corazón, cuyo correcto funcionamiento depende en buena medida la calidad de vida de cada persona. Y esto es importante porque los males cardiacos son la principal causa de muerte en México.

El evitar una cardiopatía o enfermedad del corazón hace indispensable realizar ejercicio en forma regular, llevar una dieta balanceada que incluya diariamente además de proteínas y carbohidratos, la ingesta de agua y fibra; evitar el sobrepeso, estrés y no fumar.



Samuel Justiniano Cordero especialista en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), hay que recordar a la población la gravedad de las enfermedades que afectan este órgano.

De acuerdo con la OMS, dijo, ocurren más de 17 millones de muertes al año relacionadas con padecimientos cardiovasculares; mientras que datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía indican que en México se dan más de 250 mil eventos cardiovasculares en el mismo lapso, que resultan en más de 80 mil muertes anuales relacionadas con dichas patologías.

El médico cuenta que el corazón se asemeja a una casa: consta del músculo cardiaco (paredes), cuatro válvulas (puertas), arterias (tuberías) y un complejo sistema de conducción de la sangre (cables). Cuando existe un problema o enfermedad en alguno de estos lugares, queda expuesto a una lesión que le impide bombear sangre de forma correcta a otros órganos, o para que mediante las venas regrese la sangre a los pulmones a recibir oxígeno.

Las patologías del corazón se pueden explicar o clasificar de manera básica en cuatro grandes grupos:

Congénitas. Enfermedades con las que se nace por defectos en la formación del corazón, ya sea a nivel de sus cavidades y válvulas o aquellos relacionados con la formación del feto en el útero, como algunos orificios que no llegan a cerrar.

Adquiridas. Entre las más comunes están la cardiopatía isquémica, que es la falta de oxígeno por la obstrucción de las arterias coronarias, que desencadena el infarto del miocardio y la angina de pecho.

Valvulares. En el país persiste la fiebre reumática, afección que se encuentra principalmente en provincia, la causa una bacteria en la garganta y esta infección en forma indirecta puede lesionar las válvulas del corazón; hay enfermedades menos frecuentes que también causan valvulopatías como lupus eritematoso, espondilitis anquilosante y artritis reumatoide, entre otras, que llegan a requerir el cambio de una válvula y el implante de una prótesis.

Degenerativas. El aumento en el promedio de vida y el incremento en la incidencia de los factores de riesgo cardiovascular favorecen los procesos degenerativos, principalmente en el adulto mayor; frecuentemente se desgasta el sistema de conducción del corazón, se presentan bloqueos y se requiere de un marcapaso u otros dispositivos para el control de arritmias o para volver a sincronizar los latidos del corazón.

“Uno de los problemas que tenemos hoy es que la población prefiere una dieta rica en grasas saturadas que inciden en el incremento de los niveles de colesterol y otros lípidos en la sangre”, cuenta el experto médico del IMSS

El tabaquismo, particularmente la nicotina, favorece la formación de placas (ateromas) en las arterias y llevan a padecer infartos cardiacos y cerebrales; el sobrepeso en adultos y niños genera que la frecuencia cardiaca y la presión arterial sean más elevadas, se asocia a niveles elevados de glucosa, triglicéridos y colesterol, y se alteran los signos vitales de reposo y esfuerzo, porque situaciones de esfuerzo como correr o caminar agotan a las personas obesas.