CHOCOLATE Y SUS ORÍGENES MEXICANOS

CHOCOLATE Y SUS ORÍGENES MEXICANOS

Antonio Ávila

La cuna del chocolate es mexicana y su semilla milenaria ha sido moneda y es ingrediente de bebidas ceremoniales e incontables recetas culinarias. En fin que por su sabor y muchas otras cosas el cacao es conocido como “alimento de los dioses”.’

De los antiguos olmecas, mayas, zoques y nahuas surge el mito en el que el dios Quetzalcóatl brindó la bebida de cacao como un manjar enviado por los dioses, que mágicamente disminuiría su cansancio y mejoraría sus noches de sueño.



Orígenes y virtudes

El cacao es ingrediente primordial del chocolate, palabra que deriva del náhuatl para nombrar la preparación de la bebida espumosa hecha de cacao: xocolatl.

El mundo ha disfrutado su sabor, ya sea en combinación con agua o leche, además es considerado gran contribución de México al deleite gastronómico mundial.

El chocolate brinda un viaje de sabor y sensaciones que van de tranquilidad, alegría e incluso enamoramiento. Por eso es sinónimo de amor, ya que libera endorfinas, despertando algo profundo en el interior.

Tabasco, el edén de México, es reconocido por estar rodeado de una enigmática flora y fauna que simula un paraíso exótico, único, y principal productor de cacao.

Viaje por el edén

La Ruta del Cacao al Chocolate de Tabasco ofrece a los visitantes una experiencia sensacional: convivir con la naturaleza entre plantaciones, haciendas cacaoteras y fábricas de chocolate.

En el Municipio de Comalcalco comienza la aventura en la Hacienda La Luz, una de las productoras cacaoteras más importantes. Al llegar al lugar, el visitante puede percibir el olor a chocolate.

Uno de los atractivos es la historia, la fábrica de chocolates Wolter se ha enfocado en la creación de productos especiales y gourmet que son esenciales para bombonería.

Además continua con la cosecha y preparación de productos derivados de esta semilla. En los últimos años ha ganando más de 10 medallas de oro, plata y bronce en el International Chocolate Awards.

La ruta encuentra la Hacienda Jesús María, un lugar fascinante, en que se muestra el proceso de producción del chocolate y se realiza una caminata por las plantaciones en donde se aprecia la amplia variedad de productos naturales.

La hacienda se caracteriza por la elaboración del chocolate casero tradicional que busca regenerar las últimas plantaciones de cacao criollo, siendo uno de los mejores debido a su alto contenido de grasa natural, su delicioso sabor y excelente aroma.

Una experiencia un poco más íntima se da en la Hacienda La Campesina con el proceso del cacao al chocolate desde un punto de vista más tradicional. Unos de los objetivos de las productoras que cosechan en el lugar es promover sus tradiciones y cultura mediante la demostración de la elaboración de productos como el pozol, chocolates en barritas, chocolate de mesa e incluso una deliciosa mermelada de musilago.