“COMERSE LAS UÑAS”, MALA SEÑAL

morder uñasRosa Méndez

Las personas que se muerden las uñas de pies y manos son víctimas de diferentes situaciones externas como tensión, estrés o temor que la mente no puede manejar.

Su nombre científico es onicofagia y el paidopsiquiatra José Luis Vázquez Ramírez explica que afecta principalmente a niños de entre seis y 12 años, cuando inician estudios de nivel básico y presentan sentimientos de ansiedad.



Se calcula que 80 % de los pequeños que padecen la enfermedad se muerden las uñas, así como los adolescentes de entre 14 y 17 años, que representan el 15 %, y adultos en un 5 a 10%.

Cabe mencionar que existen casos severos en personas de 36 a 40 años con trastornos de ansiedad y depresión.

ABC de la onicofagia

El doctor Vázquez Ramírez, especialista en el Hospital de Psiquiatría “Dr. Héctor Hernán Tovar Acosta” del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), menciona que:

A) El origen del padecimiento es la falta en el control de los impulsos auto agresivos y los altos niveles de estrés que los conducen a provocarse lesiones, en este caso que se muerdan o coman las uñas de las manos o pies.

B) Los trastornos de ansiedad y depresión, así como una persona con retraso mental, daño neurológico o trastorno de la atención pueda derivar en comerse las uñas.

C) La onicofagia frecuentemente se asocia con la manía de arrancarse y comerse el cabello, pestañas y las cejas, que ocasiona en los pacientes problemas como gastritis, colitis y neurodermatitis; en los casos asociados con ésta se desencadena una oclusión intestinal, que pudiera ameritar de intervención quirúrgica urgente.

Más allá…

El padecimiento suele tener consecuencias psicosociales, como problemas del sueño, inapetencia, irritabilidad, agresividad, fracaso escolar y retraimiento.

El Instituto Mexicano del Seguro Social brinda tratamiento de acuerdo a la problemática oculta tras el síntoma de morderse las uñas, esto quiere decir que primero se descarta el trastorno de origen, ya sea de ansiedad grave, depresivo, retraso mental, daño neurológico o la asociación de problemas emocionales y ambientales.

Los especialistas dan psicoterapia como tratamiento, enfocado a los trastornos emocionales que generaron la ansiedad de morderse las uñas como manifestación. De igual modo, si el paciente requiere de fármacos, según sea el origen de la onicofagia, se prescribirán en forma racional principalmente en adolescentes y adultos afectados. VIS